Una obra de ficción en cuatro tiempos.

Con los cuatro tiempos hago referencia a las cuatro partes en las que esta dividida la obra. Para comprender el global es necesario haber visto las cuatro partes, aunque cada una por si sola también es de interés. Una exposición física en grandes formatos como no podría ser de otra forma, mis fotos tienes que verlas en grandes dimensiones que son como te impresionaran mucho más, un libro; donde expreso pensamientos y muestro las que me parecen son las mejores fotos de la obra, un corto; una pequeña experiencia cinematográfica que trata sobre demonios como no podía ser de otro forma y un proyecto web participativo a modo de red social, esto es lo que es 'Los que nunca mueren.'

Te invito a conocer mi proyecto, mi obra, mi creación y está claro mi pasión en el que llevo hasta la fecha más de diez años involucrado, muchas horas de tiempo invertido, y como todo en la vida he tenido mis momentos altos y bajos por este proyecto.

Los peores momentos erán aquellos en los que no encontraba la razón de ser de esta obra ni el caminio a seguir con ella, unos años de bajón creativo, aparcado completamente en un cajón y trastero.

Cuando y donde se gesto la idea.

Era el año 93 y me fui a Bosnia, al inicio de la guerra de los Balcanes. Durante ocho meses como casco azul, puede ver, sentir y fotografiar lo que los demonios que llevamos dentro pueden hacer cuando son liberados.

Esos ocho meses de terror, aún como observador, marcarían creo yo el resto de mi vida.

En aquel momento no me di cuenta de lo que se gestaría luego en mi cabeza, solo fotografiaba lo que veía, aunque esto fuera el horror y la carnicería.

Después de aquello no volví hacer fotos hasta varios años después, cuando ya el surgimiento de la tecnología digital hacía interesante volver a fotografiar y experimentar con la fotografía.

Mientras experimentaba con las nuevas cámaras y tecnologías, en mi cabeza empezó la idea de realizar la representación de un infierno con imágenes grotescas y transgresoras en cuerpos de hombres y mujeres.

No quería mostrar ningún tipo de prótesis o máscara, si no que lo único que fuera seria las expresiones de horror, con poses imposibles y pintura. Eso lo tenía claro desde el primer momento, los cuerpos pintados, las pinturas tribales. Quería dar más énfasis a la pintura, que diera la impresión de salvajismo, de algo primitivo.


El statement de la argumentación y motivación del proyecto

Desde el inicio de los tiempos el hombre, por cultura, folclore, o por sus vinculaciones religiosas ha tenido presente el infierno.

Este se ha representado de muy diferentes formas y maneras. Si bien para los occidentales el infierno es eterno, para oriente es solo temporal, que es como más me gusta pensar que pueda existir, ya que mis pensamientos siempre han sido con la mentalidad oriental en contraposición a la occidental.

Pero lo que han mantenido en común todas las culturas y/o civilizaciones es la representación visual en imágenes grotescas, transgresoras y con carácter altamente erótico de todas sus representaciones demoníacas.

Ya desde la cultura Mesopotámica, en concreto desde el quimérico mundo asirio se represento a una de los primeras formas esculturales del mal, este era Pazuzu (el demonio del viento del oeste), esta representación era una figurilla en bronce de un ser deforme de cara, brazos terminados en garras y pies y alas de águila, que fue utilizado en una de las, a mi parecer, mejores películas sobre el demonio que se han hecho hasta la fecha, el Exorcista de Peter Blatty y dirigida por William Friedkin.


El mayor auge de arte en la representación del mal, se encuentra durante la edad media y la construcción de las iglesias y catedrales que podemos ver repartidas por toda Europa. En estas era común ver esculturas con manifestaciones y alusiones al infierno y a los moradores que allí habitan.

Para mí, por el contrario, todo empezó hace varios años, cuando por suerte o por desgracia vi lo que era realmente el infierno.

Exposiciones →







Así comenzó todo. Ya tenia la idea ahora lo más difícil, como llevar este proyecto adelante.

No tenía medios económicos para contratar una modelo, y mucho menos para alquilar un estudio, con lo que conté con lo que podía tener a mano, y esto como siempre suelen ser los amigos. Así mi primer modelo fue una amiga, a la cual después de ver mis bocetos y contarle detenidamente la idea sobre la obra que quería desarrollar acepto a ser mi primer conejillo de indias y posar para mí.

Tenia claro su nombre y que carácter quería dar a su personaje, seria Muerte, mi primer demonio.

Y como suele pasar, lo difícil suele ser empezar, y en mi caso así fue, al tener ya una primera modelo, imágenes reales y no bocetos que mostrar, entonces solo me quedaba una cosa, encontrar mas gente que quisiera participar en la obra y contribuir en la misma con su imagen.

Sobre el Autor →

The Ones Who Never Die© es una obra que trata sobre la ambivalencia de Dios, está dividida en cuatro partes, una exposición física de grandes formatos que no debes de perderte, un libro donde tendrás todo el material de la obra, un corto y esta red social que pretende la interactuación de los visitantes en algo evolutivo que espero te deje sorprendido.

101
The Ones Who Never Die©, una obra plástica creada por Santiago Oreja García.

Copyright © 2000 - 2017 Santiago Oreja García. All Rights Reserved.
Si estas interesado en patrocinar la obra puedes ponerte en contacto +34 622221046.

Hecho con en Torremocha de Jarama (Madrid - España)